La FDA advierte sobre falacia y riesgos de tratamientos para rejuvenecimiento vaginal

La FDA advierte sobre falacia y riesgos de tratamientos para rejuvenecimiento vaginal

Metropol
Pégale el Sello 728×90

Al establecer que fomentar la salud de la mujer es una de las prioridades de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), el comisionado de la agencia, Scott Gottlieb, advirtió hoy sobre el riesgo de los tratamientos que prometen efectuar un rejuvenecimiento vaginal.

“Como parte de nuestro plan de acción, estamos esforzándonos por mejorar la generación de pruebas en cuanto a la seguridad y eficacia de las tecnologías médicas en especialidades clínicas privativas de las mujeres. Y como parte de estos esfuerzos, también estamos alerta y actuamos contra los malos elementos que, por desgracia, se aprovechan de los consumidores incautos, al comercializar productos engañosos y sin aprobar que pueden plantear riesgos de seguridad y traicionan la confianza de los consumidores estadounidenses”, dijo Gottlieb, a través de un comunicado de prensa .

Mencionó que recientemente, la agencia ha advenido en conocimiento sobre un número creciente de fabricantes que comercializan dispositivos de “rejuvenecimiento vaginal” para las mujeres, y que afirman que esos procedimientos tratarán afecciones y síntomas relacionados con la menopausia, la incontinencia urinaria o la función sexual.

“Las intervenciones hacen uso de láseres y otros dispositivos que emplean energía para destruir o reconfigurar el tejido vaginal. Estos productos conllevan graves riesgos y carecen de pruebas suficientes que respalden su uso para estos fines. Estamos sumamente preocupados de que se esté causando un daño a las mujeres”, advirtió el funcionario federal.

Subrayó que como parte de su labor de fomentar la salud de la mujer, la FDA ha aprobado o autorizado dispositivos láser o que usan energía para el tratamiento de afecciones graves como la destrucción de tejido cervical o vaginal anormal o precanceroso, así como de condilomas (verrugas genitales). Pero la seguridad y eficacia de estos dispositivos no ha sido evaluada ni confirmada por la FDA para el “rejuvenecimiento vaginal”.

“Además de las declaraciones de salud engañosas que se hacen con respecto a estos usos, las intervenciones de “rejuvenecimiento vaginal” conllevan graves riesgos. En algunos casos, estos dispositivos son comercializados para este uso en mujeres que han concluido un tratamiento de cáncer de seno y están experimentando los síntomas ocasionados por una menopausia prematura. La comercialización fraudulenta de una intervención peligrosa que no tiene ningún beneficio comprobado para (entre otras) las mujeres que han recibido tratamiento contra el cáncer, es algo atroz”, expresó Gottlieb.

Mencionó que al analizar las denuncias y los artículos publicados sobre los efectos adversos, encontraron un gran número de casos de quemaduras vaginales, cicatrices, dolor durante el coito y dolor recurrente o crónico.

“No hemos evaluado ni aprobado estos dispositivos para su uso en tales intervenciones. Por lo tanto, la verdadera magnitud de los riesgos se desconoce. Pero estos informes indican que estas intervenciones pueden causar daños graves”, enfatizó.

Comentarios