Denuncian recortes presupuestarios afectan acceso a la justicia

Denuncian recortes presupuestarios afectan acceso a la justicia

Metropol
Pégale el Sello 728×90

La crisis fiscal en el Gobierno, que permea a la Rama Judicial, representa un problema de acceso a la justicia, denunció la esposa de Billy de Jesús Reyes, uno de los convictos por la muerte del procurador de menores Antonio Barceló y sus hijas, ya que el Tribunal de Apelaciones le requiere una transcripción de su caso que cuesta alrededor de 50 mil dólares, la cual necesita para completar la solicitud de revisión.

De Jesús fue convicto en uno de los más sonados casos del País, una masacre en la que murieron las adolescentes y su padre, en diciembre de 2004. No fue hasta el 2014 que se puedo esclarecer y el juicio inició, y fueron convictos en el verano de 2017, en el Tribunal de Bayamón. La familia fue víctima de una guerra entre las gangas de Monte Park y Monte Hatillo cuando salían de un juego de baloncesto en Coliseo Rubén Rodríguez en Bayamón y se dirigían a San Juan, donde el auto fue confundido con otro. Los asesinos supuestamente también salían del juego.

La esposa de De Jesús, Sashira Galarza, en conversación con este medio, sostuvo la inocencia de su esposo y reclamó el derecho a que su caso sea revisado por un tribunal de mayor jerarquía. Derecho que no podría ejercer porque la transcripción del juicio tiene sobre 12 mil páginas y su costo se acerca a los 50 mil dólares. La joven esposa, residente en el residencial Manuel A. Pérez de San Juan, es empleada en un supermercado y tiene varios hijos con De Jesús. Si bien no es indigente, sí es pobre, explicó.

Según los documentos del caso, el Tribunal Apelativo le exigió que para este viernes, 29 de junio, provea la transcripción del juicio o tomaría la determinación de desestimar la apelación ya iniciada. Si bien aseguró que no es indigente y por tanto no solicitó servicios legales gratuitos, sí indica que es pobre y no tiene los medios para costear la transcripción del juicio de su esposo, quien no tiene expediente previo.

No obstante, informó que uno de los convictos defendido por la Sociedad de Asistencia Legal (SAL) solicitó también una transcripción del juicio para apelar su caso. Reveló que tenía la esperanza de que dicha transcripción, que no le costaría una fortuna, pudiera ser utilizada por todos los convictos que apelan su caso y que no les cuesta por ser estos defendidos por SAL, pero la misma no estará lista antes del próximo viernes.

De hecho, señaló, en el Tribunal de Bayamón han informado que dicha transcripción no estaría preparada antes de dos años pues hace el número 12 de una larga lista y el Tribunal Apelativo se negó a los ruegos de la defensa para que se paralicen los términos de la apelación en lo que llega la transcripción.

Para la esposa, el Tribunal Apelativo solo buscó evitarle costos a un maltrecho presupuesto judicial y pretende que sea ella, que es la única que costeó un abogado privado, para que financie la transcripción. Sin embargo, se le coarta su derecho de acceso a la justicia pues no tiene los recursos.

Los cinco acusados (De Jesús, Angel “Pinto” Díaz Vélez, Abdiel “Osama” Moreau Dones, Israel “Tito” Sánchez y Alex “Chichi” Rivera), fueron sentenciados en agosto del año pasado a tres cadenas perpetuas, excepto Billy, luego que Albert “Purulo” Saldaña se hiciera testigo del pueblo a cambio de no ser acusado de ese asesinato y una sustancial rebaja en otro caso de asesinato. A De Jesús también se le impuso tres cadenas perpetuas, pero de forma concurrente. Purulo fue el único testigo del caso.

Si bien Chichi Rivera reconoció su participación y le pidió perdón a la familia durante la vista de sentencia, también informó en sala que hay varios de los convictos que no participaron en los asesinatos, y varios que participaron que nunca fueron acusados, entre ellos algunos que fallecieron en el transcurso de los diez años que duró la investigación.

De Jesús afirma que él es uno de los que no tuvo que ver con la masacre. Otros dos convictos, según una investigación privada de los hechos de esa noche del 11 de diciembre de 2004, no estuvieron en la escena porque no llegaron al Coliseo al perderse en el camino.

La investigación privada también afirma que Purulo no participó en los asesinatos, aunque él mismo se ubica en la escena, si bien no se colocó disparando a la familia inocente. Posterior a los hechos de 2004, Purulo y Chichi cumplían cárcel por otro asesinato cometido entre ambos. Con su negociación con los fiscales, Purulo regresará a la libre comunidad en el 2023.

Comentarios